¿Qué es la nebulización?

La nebulización de agua y la evaporación de agua es conocida desde la antigüedad para refrescar el ambiente.

El procedimiento consiste en disolver el agua en el aire, extrayendo el calor latente (escondido) es decir la energía que se desprende al cambiar de fase líquida a gaseosa (calor de vaporización)

En el mejor de los casos, a 100ºC, cada gr de agua nos proporciona en la evaporación 2257 watios por gramo.

Si una tobera de tamaño medio evapora 1.25gr/sg, nos proporcionará 2.821wts/sg, o lo que es igual 673 Kcal /seg o bien 673 Frigorías. Aún estimamos un rendimiento medio efectivo de un 55% ya que la teoría física se da en condiciones de laboratorio para temperatura del agua a 100 grados, nuestro sistema genera un enorme cantidad de frigorías y un pequeño consumo de agua para proporcionarlas.

Por este motivo es un sistema muy solicitado en terrazas de bares y restaurantes, en chalets, en zonas de ocio, en cuadras, etc…

En nebulización manejamos dos sistemas similares en la forma pero muy distintos en cuanto efectividad. Uno es el que se utiliza con “baja presión” de agua, hasta 14 Bar, y el otro utilizando bombas de 70 Bar y que llamaremos “alta presión”.

La principal diferencia entre la nebulización de agua a alta y baja presión es el tamaño de la gota de agua que se consigue a nebulizar.

Cuanto mayor es la presión, menor es el tamaño de la gota y mejor y más rápida su disolución en el aire. En consecuencia, mejor extracción del “calor latente” del agua.

La alta presión

La alta presión requiere siempre de un equipo de bombeo ya que la presión de trabajo es de 70 Bar. Con esta presión se consigue un tamaño de gota mínimo que permite la disolución inmediata del agua en el aire consiguiendo la máxima efectividad.

Es necesario cuando se hacen instalaciones en bares, restaurantes, lugares públicos, explotaciones ganaderas, etc..

Ventajas:
Efectividad.
Excelente relación efectividad /precio de la instalación
Muy bajo consumo a cambio de alto rendimiento.

Inconvenientes:
No los conocemos

La baja presión

La baja presión empieza a ser efectiva a partir de 3.5 Bar y mejora el rendimiento según aumentamos la presión.

Si utilizamos directamente la presión dela red estamos limitados por la presión de suministro, salvo que instalemos una pequeña bomba de presión con la que conseguir alrededor de 10Bar.

El uso de la baja presión solo es aconsejable en
Zonas privadas exteriores, animales, etc…

Ventajas: poco coste
Inconvenientes: el sistema siempre va a mojar. Hay que instalarlo donde no importe que se moje el suelo. La efectividad es notablemente inferior a la alta presión.

Podríamos decir que es un sistema adecuado para el uso particular o bricolaje, nunca para uso profesional.