Invernaderos

Con nebulización, en un ambiente cerrado, se puede controlar tanto la temperatura como la humedad relativa.

Tanto en invernaderos privados donde una familia crie sus plantas o en los destinados a explotaciones agrícolas o forestales, una buena instalación de nebulización consigue una mayor productividad por un mínimo coste de energía.

En verano, inicialmente, el sistema proporcionará frescor mientras la humedad se absorbe fácilmente en la atmósfera pero una vez que el aire comience a saturarse, comenzará a subir el nivel de la humedad. Si no se intercambia de aire, se pueden alcanzar niveles de humedad de hasta el 95%.